domingo, 6 de mayo de 2012

Rasputín y la revolución Rusa.

 Grígori Yefímovich Rasputín ejerció gran influencia sobre la familia imperial lo que provocó un escándalo en la Rusia pre revolucionaria. Nació en Pokróvskoie (Siberia) en 1872. No recibió ninguna formación y fue campesino hasta 1901, año en el que abandonó a su familia para dedicarse a predicar enseñanzas. No tardó en adquirir popularidad tanto por sus supuestos poderes curativos como su conducta licenciosa. Realizó una visita a San Petersburgo (capital del país por aquel entonces) en 1905 y fue presentado en la corte, donde causó una gran impresión a la emperatriz Alejandra Fiódorovna. Rasputín pasó a ser el personaje con más ascendiente dentro del séquito de la Zarina porque hizo creer que podía aliviar el sufrimiento de su hijo, Alexis Nikoláievich (heredero del trono de Rusia) que padecía hemofilia. A partir de 1911 Rasputín designó a muchos altos funcionarios del gobierno. Sus famosas orgías escandalizaron a la opinión pública Rusa y circulaban rumores de que conspiraba a favor de Alemania. Se le conocía bajo el sobre nombre de Monje Loco y su comportamiento comenzó a suscitar odios. Finalmente fue asesinado por un grupo de aristócratas que le habían invitado a una fiesta en la noche del 29 al 30 de diciembre de 1916. Se le considera uno de los responsables del descontento que terminó por provocar el estallido de la Revolución Rusa  un año después y la consiguiente caída de la monarquía; ya que era el consejero del monarca y hubo una época en que las decisiones que se tomaban para el gobierno tenían que ser examinadas por él.

2 comentarios:

  1. Grigori era una alma grande, pero se extravió del camino recto.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar